VIDEOS | Captan momento en el que asesinan a joven mujer en calles de CDMX

En la madrugada del 11 de junio, Norma Patricia, una joven enfermera, fue ultimada con un disparo en la cabeza a tan solo 300 metros de su casa. Este crimen ha destapado una serie de fallos y negligencias por parte de las autoridades judiciales y policiales de la capital mexicana, dejando a la familia y a la comunidad exigiendo respuestas y justicia.


Norma Patricia trabajaba como enfermera en la clínica BD Sculpt Surgery, donde el 4 de mayo de 2022, se sometió a una lipoescultura realizada por el cirujano plástico José Humberto Cuéllar Ferrara. El procedimiento, lejos de mejorar su vida, le trajo severos problemas de salud y desfiguración.

Ante esta situación, en junio de 2022, Norma Patricia decidió levantar una demanda contra el médico, acusándolo de abuso sexual agravado, acoso sexual y lesiones por proceso médico, y solicitando una reparación del daño por más de seis millones de pesos.
Esta valiente decisión de Norma de enfrentarse al sistema médico y judicial desencadenó una cadena de amenazas y hostigamiento por parte de Cuéllar Ferrara, quien intentó intimidarla para que retirara las denuncias, buscando proteger su carrera profesional. No obstante, Norma Patricia se mantuvo firme en su decisión, continuando con el proceso legal a pesar del miedo y la presión.


El conflicto legal escaló cuando en marzo de 2024, un juez dictó auto de formal prisión contra José Humberto Cuéllar Ferrara. Sin embargo, la justicia pronto mostró su cara más oscura cuando, al día siguiente, otro juez, José Luis Palacios Fernández, revocó la decisión y dejó en libertad al cirujano, dictando auto de no vinculación a proceso. Este giro inesperado dejó a Norma Patricia vulnerable y sin la protección que tanto necesitaba.




La situación se volvió aún más crítica cuando las amenazas del cirujano se materializaron en vigilancia y seguimiento constante. El programa "C4 en Alerta" reveló que los chats del detenido mostraban que se comunicaba con una persona para informar sobre los movimientos de Norma Patricia, enviándole videos para demostrar que la estaba siguiendo. En uno de los mensajes, se lee claramente: "Sí, para confirmar que sí se va para ese lado", indicando un acoso sistemático y meticuloso.
A pesar de haber denunciado este acoso ante la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México (FGJ-CdMx), las autoridades hicieron poco por protegerla. La negligencia se tornó en tragedia cuando Norma Patricia fue asesinada el 11 de julio, justo cuando salía de su casa para dirigirse a su trabajo en el Hospital de Nutrición.

VIDEO:




El impacto del crimen y la inacción de las autoridades generó indignación y dolor en la familia de Norma Patricia. Su hermano denunció públicamente que al presentar la denuncia por el asesinato, la FGJ-CdMx les dijo que ellos mismos debían atrapar al asesino. Además, criticó a la Fiscalía de Feminicidios por no notificarles sobre el detenido, generando una sensación de desamparo y desconfianza en las instituciones de justicia.

La detención del autor material del asesinato ha sido un pequeño paso hacia la justicia, pero la familia de Norma Patricia exige que se investigue a fondo la implicación de José Humberto Cuéllar Ferrara, quien creen podría estar detrás de este acto atroz.

La comunidad, por su parte, ha mostrado su apoyo a la familia, demandando que se haga justicia y que se tomen medidas para que casos como este no se repitan.

El asesinato de Norma Patricia no solo es un reflejo de la violencia de género que afecta a muchas mujeres en México, sino también de la grave falta de respuesta y protección por parte de las autoridades. La ineficacia y la aparente indiferencia de las instituciones encargadas de proteger a los ciudadanos han sido puestas en evidencia, dejando una herida profunda en la sociedad mexicana.

La familia de Norma Patricia continúa luchando por justicia, no solo para honrar su memoria, sino para asegurarse de que su caso sirva como un llamado de atención sobre la urgente necesidad de mejorar los mecanismos de protección y respuesta para las víctimas de acoso y violencia.

En un país donde la impunidad sigue siendo un problema crónico, la valentía y determinación de Norma Patricia y su familia son un recordatorio de la importancia de seguir exigiendo justicia y cambios estructurales en el sistema judicial.

VIDEO:






Noticia Anterior Noticia Siguiente